La mujer de la caja de galletas

El fotógrafo estaba tomando fotos como acostumbraba por las calles, a cambio de unas monedas. Vio a aquella mujer sonriente sentada en el banco, y le ofreció hacerle una. Por supuesto que Josefa aceptó, estaba muy contenta. El día anterior, su hijo había sido arrestado junto a un cura considerado rojo, cuando llevaba a éste en su taxi, acusado de ayudar a un prófugo. A la mujer le habían explicado que soltarían a su hijo ese mismo día, así que había llevado una caja de galletas para esperarle en la puerta de la cárcel. Josefa compró al fotógrafo el retrato que inmortalizaba aquel feliz instante, sería un bonito recuerdo. Esperó y esperó, pero su hijo no salía, por lo que fue a preguntar a los carceleros. Las noticias que recibió no fueron las esperadas; aquella misma mañana habían hecho salir a todos los presos, y se habían llevado a algunos elegidos al azar, entre los que estaba su hijo. Les habían atado a camiones, asesinado, y arrastrado por el suelo sus cadáveres.

La foto de la mujer de la caja de galletas y su desgarradora historia han llegado hoy hasta mí. Josefa era mi tatarabuela. Por la memoria histórica, he querido compartirlo con vosotros, son sucesos que no debemos olvidar, aunque nos partan el alma.

Mujer caja galletas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s