El mejor relato hispano-francés jamás contado. Parte VIII.

Os dejo otra parte del relato para que podáis seguir leyendo antes de que lleguen las Navidades y mermen vuestras capacidades comprensivas con tanto pavo, turrón y cava. Aprovecho para desearos que paséis unas felices fiestas en compañía de los vuestros. Sed felices.

Para leer el capítulo anterior, pincha aquí.

Para empezar el relato desde el principio, pincha aquí.

Buzón

AUTOR: LAURENT. TRADUCCIÓN: PAZ

Cuatro días más tarde, Marisa recibió un correo de parte de Théobald. A la vista de este tesoro en su buzón de metal chirriante, el corazón de la madrileña palpitó a toda velocidad. El sobre le parecía perfumado. O quizá lo imaginó ella. En el correo no había ninguna carta, solamente un billete de avión Madrid-París y una tarjeta  de invitación para la inauguración de la exposición de Théobald que tenía lugar el próximo sábado en la galería Arnaud Lefebvre en el céntrico “6ème arrondissement”. La tarjeta de invitación estaba decorada con una representación en miniatura de una de las obras de Théobald, una pintura abstracta que mezclaba rojo, beige y blanco. La intensidad de las emociones que Marisa sintió era tan pura que le produjo un sofoco que le obligó a sentarse sobre el muro de su jardín por miedo a vacilar. Sabía muy bien que a partir de este momento no podría dar marcha atrás. Debía afrontar su destino, su vida y sus demonios. A pesar de que no estaba apresurada por el tiempo, hizo su maleta esa misma tarde. Guardó sus más bellos vestidos y añadió sus más dulces perfumes. Cerró su equipaje de cuero y lo dejó destacando en medio del salón, por miedo a olvidarlo. Colocó encima una flor roja que había recogido esa misma mañana en su jardín. Todo le parecía perfecto, todo era como un sueño, pero las precauciones que debía tomar debido a su estado de salud le devolvían a la tierra. La visita al médico no había sido de las más alegres. Además de su tratamiento habitual, le había prescrito algunos consejos como reposar y, si era posible, evitar tomar el avión.

Para continuar leyendo, pincha aquí.

V. O.

Quatre jours plus tard, Marisa reçu un courrier de la part de Théobald. A la vue de ce trésor dans sa boite aux lettres en métal grinçant, le cœur de la Madrilène battit la chamade. L’enveloppe lui semblait parfumée. Ou peut-être l’imaginait-elle. Dans ce courrier il n’y avait aucune lettre, juste un billet d’avion Madrid-Paris et un carton d’invitation pour le vernissage de l’exposition de Théobald qui avait lieu samedi prochain à la galerie Arnaud Lefebvre dans le 6ème arrondissement. Le carton d’invitation était décoré d’une représentation miniature d’une des œuvres de Théobald, peinture abstraite mêlant le rouge, le beige et le blanc. L’intensité des émotions que Marisa reçu était tellement pure que cela lui procura une bouffée de chaleur l’obligeant à s’asseoir sur la murette de son jardin de peur de vaciller. Elle savait très bien qu’à partir de ce moment elle ne pourrait plus faire marche arrière. Elle devait affronter son destin, sa vie et ses démons. N’étant pourtant pas pressée par le temps Marisa fit sa valise l’après-midi même. Elle y rangea ses plus belles robes et y ajouta ses plus doux parfums. Elle ferma son bagage en cuir et le laissa trôner au milieu du salon, de peur de l’oublier. Elle posa dessus une fleur rouge qu’elle avait cueilli le matin même dans son jardin. Tout lui semblait parfait, tout était tel un rêve, mais les précautions d’usage dues à son état de santé la ramenaient sur terre. La visite chez son médecin n’était pas des plus gaies. En plus de son traitement habituel il lui prescrit quelques conseils de bon usage comme se reposer et, si possible, éviter de prendre l’avion.

Anuncios

4 pensamientos en “El mejor relato hispano-francés jamás contado. Parte VIII.

  1. Pingback: El mejor relato hispano-francés jamás contado. Parte VII. | #QuéFuMePah

  2. Buen aperitivo hasta el año que viene, si mi escepticismo era correcto y los mayas se colaron lo mas grande. y en cualquier caso Felices Fiestas a ti también Paz y hazlas extensibles a Laurent.. 🙂

  3. Pingback: El mejor relato hispano-francés jamás contado. Parte IX. | #QuéFuMePah

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s