El mejor relato hispano-francés jamás contado. Parte IV.

¿Te perdiste la parte III? pincha aquí.
Para comenzar el relato desde el principio pincha aquí.

GaleríaPrado

AUTOR: LAURENT. TRADUCIDO POR: PAZ.

Marisa no supo qué contestar a este turista de cabellos castaños y mirada a la vez profunda y oscura. Por ello, como respuesta y prueba de cortesía, le ofreció una sonrisa tan tímida como calurosa. El hombre misterioso describió con precisión y sutileza las emociones que ese cuadro hacía nacer en él. Y sobre todo, en lo que concernía a la pálida dulzura que rodeaba la luz blanca proveniente de la camisa inmaculada del pobre español atemorizado y perdido en medio de la noche oscura y criminal. Concluyó explicándole a Marisa, siempre silenciosa pero muy atenta, que los contrastes y las paradojas que la vida le ofrecía le fascinaban. Que él los tomaba como regalos. Se produjo entonces un dulce silencio que duró algunos segundos como un round de observación antes de un feroz combate de boxeo, solo que en este museo nadie tenía intención de hacerse daño. Todo lo contrario…Marisa tomó al fin la palabra y rompió este momento suspendido en el tiempo pronunciando su nombre a modo de presentación y tendiendo la mano al desconocido aficionado del arte pictórico.

-Théobald, encantado, respondió el francés con su acento presente más que nunca.

Marisa sonrió con los ojos e invitó a su nuevo amigo a continuar la visita junto a ella. Recorrieron las salas del Prado haciendo partícipe el uno al otro de sus comentarios sobre los más bellos lienzos.

Para continuar leyendo, pincha aquí.

V.O:

Marisa ne sut que répliquer à ce touriste aux cheveux bruns et au regard à la fois profond et sombre. Alors, comme réponse et en gage de politesse, elle lui offrit un sourire tout aussi timide que charmeur. L’homme mystérieux décrivit avec précision et finesse les émotions que ce tableau faisait naître en lui. Et surtout en ce qui concernait la pâle douceur entourant la lumière blanche qui provenait de la chemise immaculée de ce pauvre Espagnol, apeuré et perdu au beau milieu de cette nuit noire et criminelle. Il conclu en expliquant à Marisa, toujours aussi silencieuse mais attentive, que les contrastes et les paradoxes que la vie pouvait lui offrir le fascinaient. Qu’il prenait cela comme des cadeaux. S’en vint alors un doux silence qui dura quelques secondes tel un round d’observation avant un féroce combat de boxe, sauf que dans ce musée personne n’avait envie de faire du mal à l’autre. Bien au contraire… Marisa prit enfin la parole et brisa ce moment suspendu dans le temps en prononçant son prénom en guise de présentation et en tendant la main à l’inconnu amateur d’art pictural.

-Théobald, encantando -répondit le Français avec sa pointe d’accent plus que jamais présente.

Marisa sourit des yeux et invita son nouvel ami à continuer la visite avec elle. Ils arpentèrent les salles du Prado en se faisant part, l’un à l’autre, de leurs commentaires sur les plus belles toiles.

Anuncios

4 pensamientos en “El mejor relato hispano-francés jamás contado. Parte IV.

    • Merci beaucoup, se agradece el feedback. Me gusta comprobar que estáis ahí al otro lado de vuestras pantallas leyendo y disfrutando con el blog.
      Un saludo.

  1. Pingback: El mejor relato hispano-francés jamás contado. Parte III. « #QuéFuMePah

  2. Pingback: El mejor relato hispano-francés jamás contado. Parte V. « #QuéFuMePah

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s