Las parejas

Muchas personas que están solteras añoran tener una pareja. Lloran a moco tendido con las historias de amor de las películas, se enternecen viendo parejas de viejecitos paseando de la mano y se mueren de la envidia viendo a los jóvenes retozar en los parques.

Lo que no saben, porque tampoco lo explican en las películas, es que la pareja es el peor enemigo que uno se pueda echar. No las parejas de unos meses, donde la gilipollez aturde, sino las que duran un poco más. Llega un día que todo el dulzor se torna escozor. La pareja se vuelve capaz de sacar lo peor de uno mismo, de hacer pasarse al lado oscuro de la fuerza para robarle el bocadillo a Darth Vader.

Hay un momento cumbre que marca el inicio de una nueva era en una relación: el primer pedo. Ese pedillo tímido, que sale en un momento de relax de su portador, es muy traicionero. Y no para el que se lo tira, al que sólo le supone unos minutos de rubor, sino para su pareja. Lo único que le sale a uno es reírse de tal ridículo gas, sin saber que con ese gesto está firmando una autorización a que, a partir de ese momento, aparezcan todo tipo de productos gaseosos por diversas vías,  en todo su esplendor si así fuera necesario, y en ocasiones aunque no lo sea. Claro que esto no se puede generalizar a todas las parejas. Las hay que prefieren respetar al otro guardando los gases para sí. En Ohaio hay una pareja de ancianos que celebraron sus bodas de oro por todo lo alto, en concreto en la estratosfera, a donde llegaron gracias a los gases acumulados durante todos esos años de amor. Pero, hay que reconocerlo, el primer pedo es una muestra de que una relación va viento en popa y de que beben los vientos el uno por el otro. Llegado el día, si los miembros de la pareja deciden finalizar la relación, se mandan a tomar vientos frescos y respiran tranquilos.

A veces las parejas buscan compartir actividades con otra pareja de amigos, por ejemplo jugar a un juego de mesa que implique tener que fastidiar de alguna manera a otros para ganar. Ahí tu pareja se convierte en diana de todas las putadas, lo que conlleva discusión asegurada. En ocasiones la mujer trata de amenazar al hombre “¡como mates a mi explorador de nivel 5, hoy te quedas sin sexo!,lo cual no surte efecto, porque el hombre le responde “ah, pues como todos los días, ¡así por lo menos me desquito!” y lo mata. Otras son más listas y amenazan con lo que de verdad les llega a los hombres “¡como mates a mi explorador de nivel 5, mañana le digo a mi madre que venga a comer a casa!, y no falla, no sólo no lo matan sino que empiezan “sutilmente” a cometer fallos que “casualmente” facilitan que la mujer gane la partida.

Pasar tiempo en plan parejita tampoco arregla mucho las cosas. Es decidir ir a ver una peli al cine y la polémica está servida. Uno se empeña en ver esa en la que salen todos los mitos de las pelis de acción juntos, mientras que la otra prefiere aquella que ha obtenido tantos premios de la crítica por su trasfondo social. Sea cual sea finalmente la película elegida, ambos salen perdiendo. El que no quería verla, porque ha pagado a precio de oro el pasar dos horas sentado aguantando un bodrio, y el otro porque durante toda la película tiene que ver las caras de indignación del primero y escuchar después durante tanto tiempo o más del que duró la película, los consiguientes comentarios y quejas: que si esa peli sólo es un conglomerado de músculos y testosterona, que si la otra es más aburrida que jugar al baloncesto con un balón cuadrado… Claro que a ellos les sale aún más caro porque, para compensar el daño, les toca a la semana siguiente ir a ver el Cascanueces, y eso ya no hay efecto explosivo, cochazo ni salto mortal con patada lateral que lo compense.

Una de las actividades más desagradables para realizar en pareja son los deportes de equipo en los que surge el afan de ganar a los demás a costa de dar órdenes a la pareja como “¡sube!”, “¡baja!” “¡salta!”, “¡no saltes!”, “¡corre!,”¡no corras!”, “¡más a la izquierda, nooooo, más a la derecha!, “¡chutaaaaa, chutaaaaa!”; o dar consejos útiles para que mejore la técnica “¡¿¿pero quieres darle??!”, “¡¿por qué tiras ahí?!” “¡muévete, que te pesa el culo!”, “¡mañana no te dejo repetir cocido!”. Aunque nada comparable con cómo se ponen los chicos cuando la chica, por hacer algo juntos, decide jugar una partida con él a la consola. Dan órdenes “¡sube!”, “¡baja!” “¡salta!”, “¡no saltes!”, “¡corre!,”¡no corras!”, “¡más a la izquierda, NOOOOOOO, más a la derecha!”, “¡chutaaaaa, chutaaaaaAAaAAaAAAaaAAAAAAAA!” pero con los ojos inyectados en sangre, soltando espumarajos por la boca mientras les gira la cabeza a lo niña del exorcista y sostienen el mando con tal tensión que las venas de los brazos parecen calabacines.

Hay otro tipo de actividades que, por razones médicas, no se pueden llevar a cabo juntos. Por ejemplo, la alergia que tiene por lo general el género masculino a las tiendas y centros comerciales. Está absolutamente desaconsejado el contacto de los hombres con estos lugares, siendo recomendado el reposo domiciliario. En caso contrario, las consecuencias pueden ir desde la simple urticaria, a una grave hinchazón de la zona genital. Cuentan que una vez un hombre llegó a estallar en la cola de los probadores de un Berska en rebajas.

Así que cuando veáis a una tierna pareja de enamorados mirándose con ojillos de felicidad, pensad que sólo hay dos posibilidades: o acaban de empezar a salir, o están contentos y sonrientes porque están maquinando cómo le van a devolver al otro la última de Van Damme.

Anuncios

4 pensamientos en “Las parejas

  1. Muy bueno; que jartada de reirme pero personalmente prefiero el programa de putaditas que seguir solo, al menos estas entretenido y puede que algún día te acuerdes de como empezó todo esto. Cuando andabas atontolinado y eras feliz.

    • Peculiar…mola.
      Yo no he vuelto a pasar por allí, aunque me encanta. A ver si voy y me tomo un té.
      Gracias por visitar el blog. Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s