Una pequeña historia

Esta es la historia de una pequeña medusa que no era de mar, y que falleció en terribles circunstancias.

En otro tiempo, en los colegios había profesores que inculcaban a sus alumnos el interés por aprender. Entonces, esta medusa, tan transparente que era invisible, se paseaba por las aulas picando a los niños aquí y allá, de una manera tan divertida que no sólo no les molestaba, sino que les despertaba las ganas de saber más y más. Hasta que un día todo cambió, los profesores acudían a clase para contar largos textos que desmotivaban a los alumnos.

A partir de ese día, la medusa, llamada Curiosidad, comenzó a sentirse más y más débil, a causa de la inactividad, hasta que murió.

Ahora vaga por la eternidad, esperando que la frescura de algún joven profesor reanime su alma y la Curiosidad pueda volver a picar a los niños.

Anuncios

2 pensamientos en “Una pequeña historia

  1. Me gustó mucho tu “pequeña” historia. El tema de la motivación y la curiosidad es otro de los que me planteo para el “modesto” blog. ¿Alguien “mató” la curiosidad de los alumnos? O, como prefiero creer, ¿la medusa de tu historia sigue viva y sólo espera que le echen un poco de agua para volver a su tarea?

    • Ahí está la historia; ahora que cada cual con su imaginación la continúe como guste. La idea del agua es una posibilidad.
      Un besote.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s