El mundo según los niños


¿Os acordáis de cuando éramos niños? Es una etapa de la vida muy especial en la que vemos lo que sucede a nuestro alrededor con una particular perspectiva, inocente a la vez que muy interesante. Quisiera compartir con vosotros algunas de las interpretaciones que hice de niña, por lo graciosas que me resultan ahora, y proponeros que también contéis las vuestras.

Allá por el 1900 y pico, cuando contaba los años con los dedos de una mano, coincidía en el patio con una niña que recuerdo con gafas, y que se había dado un golpe en la frente, por lo que le habían dado puntos de sutura. Al ver esos hilos, los interpreté como un cableado que le salía de la cabeza, y creí que se trataba de la mismísima Bruja Avería…

Hubo una época que no quería comer salchichas de la marca “Campofrío”. Sin que nunca nadie supiera los motivos, yo siempre me negaba a comerlas. El culpable era el anuncio cuyo eslogan era “mejor día a día”, del que yo interpreté que sería contraproducente no comerlas todos los días. Como no me veía con ganas de tomar salchichas a diario, preferí no tomarlas nunca.

Una vez fui con mis padres a Cuenca en Semana Santa. Nos metimos por una calle estrecha, en la que al llegar el paso, la gente se empujaba. Yo, al ver tanta gente empujando, me puse a empujar también creyendo que estaba participando… ¡en una melé!

No sé con qué edad, pero muy pequeñita, me empeñé en que quería tener una hormigonera. Cuando tras mucho tiempo dando la lata, mis padres accedieron a comprarme una,  quedé profundamente decepcionada; por el nombre había imaginado que era una hormiga extremadamente gorda.

Animaros a contar vuestras anécdotas!

Anuncios

3 pensamientos en “El mundo según los niños

  1. Buen post. Tenia unos 5 años o menos y estaba de visita en casa de mi abuela, llego la hora de volver cuando de repente empezaron los fuegos artificiales y me negué a salir de ahí por no saber que pasaba fuera, asi que me quedé a dormir y me llevaron al día siguiente. Todo ello con el aliciente de quedarme con la abuela.

  2. Juas, qué cosas. Al mencionar la semana santa me ha venido a la mente que siendo muy pequeño (todavía no habría empezado el cole) pasamos una semana santa en el pueblo de unos amigos de mis padres y una noche fuimos todos a una misa de esas que se dan en esos días. Y cuando sacaron la figura del cristo muerto en un féretro de cristal, yo llegué a pensar que realmente era una persona lo que estaba ahí dentro. Tras el berrinche que me tuve que pillar , supongo que me quedaría dormido.
    Vaya ideas que tienen los mayores, llevar a nilos pequeños a ver esas cosas.

  3. Buenísimo. Yo siempre pensaba que los aviones de Iberia iban a Barccelona por tener esa B enorme en la cola. Nunca me planteé que harían con el avión cuando llegara a Barcelona xD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s