Mi primer monólogo

¿Conocéis las torturas chinas? Clavar astillas entre las uñas, comer excrementos…Pues existe un invento mucho más terrorífico que ese, y lo han inventado las madres: el bocata de jamón serrano. Ese bocadillo con aspecto inocente es en realidad un instrumento de tortura que ya quisieran haber conocido en la Edad Media. Porque, ¿quién no ha comido alguna vez un bocata de jamón sin rasparse las comisuras de los labios con el borde del pan? ¡Es que esos panes los afilan! Una vez superado el dolor, y porque tras lo ya sufrido no se ha de decaer en el intento de saciar el gusanillo, por fin uno consigue intentar dar su primer bocado. Sí, sí, intentar, porque cortar las lonchas de jamón serrano con los dientes no es tarea sencilla, aunque esta dificultad es inversamente proporcional a la calidad del pernil. Conseguida la hazaña de dar el bocado a nuestra merienda, uno se cree que ya lo tiene todo hecho, que sólo le queda disfrutar del manjar… ¡Ja! En ese momento llega lo peor, ese instante en el que uno se la juega al todo o nada en un hilo entre la vida y la muerte. Porque precisamente eso, un hilillo de tocino, decide colgarse hasta el fondo de nuestra garganta haciéndonos vivir verdaderos momentos de tensión hasta que conseguimos rescatarlo con los dedos. No vemos el momento de terminar con semejante congoja y, cuando por fin acabamos, aliviados sonreímos a la vida como si hubiéramos vuelto a nacer…eso sí, con una sonrisa llena de hilillos de jamón.

Yo me planteo por qué las madres se preocupan tanto por que sus hijos se metan en líos, cuando la verdadera amenaza se encuentra dentro de sus mochilas envuelta en papel de plata. De hecho, dicen que la próxima película de Wes Craven se titulará: “Hoy para merendar… bocata de jamón serrano”.

Anuncios

4 pensamientos en “Mi primer monólogo

  1. Muchas gracias Elba, desde luego ese es un gran piropo para mí, ya que me siento muy identificada con su humor ^_^

    De todos modos está escrito con toda la humildad del mundo, seguro que él sabría sacar todo el potencial al tema.

    Me alegra que te guste.

    Un saludo!

  2. Cómo me acordé ayer de este monólogo. Si cuando escribo las cosas es por algo. Fui víctima en mis propias comisuras de los panes de bocata afiladetes como cuchillas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s